Desde 1986 estamos informando dia a dia

FM Cosmos - 91.7 Mhz - Aimogasta, Provincia de la Rioja

EX EDITORA ÍCONO DE VANITY FAIR REVELÓ SU VISIÓN DEL MUNDO EN LA ERA TRUMP

shadow
En medio de la presentación de su nuevo libro, Tina Brown compartió su visión sobre el contexto político y social actual. Video

Pocas personas han sido más relevantes para la industria de las revistas en los EEUU que Tina Brown. La ex editora de Vanity Fair, responsable de resucitar una verdadera institución periodística y convertirla en un emblema de la vanguardia de los medios impresos durante las décadas de los ochenta y noventa, acaba de presentar un libro donde promete revelar historias nunca antes contadas de su paso al mando de la publicación.

Titulado Los diarios de Vanity Fairel libro fue creado sobre la base de los diarios personales de la referente de los medios, escrito de puño y letra por la propia Brown con la intención de, algún día, compartir con el resto del mundo sus vivencias al mando de una de las revistas más influyentes de nuestra generación.


La británica llegó a los EEUU en abril de 1983 con la faraónica tarea de revivir a Vanity Fair, algo que logró conseguir con solo 29 años y relativamente corta experiencia al mando de la pomposa publicación inglesa Tatler. No conforme con haber convertido a la revista norteamericana en uno de los máximos referentes culturales de su época, Brown pasó luego a manejar The New Yorker, donde también logró generar un considerable crecimiento de lectores.

Al momento de tomar el control de Vanity Fair, la revista debía decenas de millones de dólares y parecía destinada a desaparecer, con una circulación de solo 250.000 ejemplares mensuales. Al momento de dejar la compañía y gracias a la visión de la revolucionaria editora, la publicación pasó a tener una circulación de más de un millón de ejemplares y duplicó, a la vez, la cantidad de páginas destinadas a los anuncios publicitarios.


Según consigna The New Yorker en una entrevista con Brown, la Vanity Fair de los ochenta estuvo marcada por fiestas interminables y las personalidades más rutilantes de la era. El estilo de la británica se convirtió en un símbolo del renacimiento de las revistas norteamericanas, algo que estaba marcado por su "apetito insaciable por nuevos redactores e ingresos publicitarios".

Brown se denomina a sí misma una "amante de las revistas" y es una ávida coleccionista de ejemplares de todo tipo, algo que se ve reflejado en las entradas en su diario a lo largo de los años. La editora se propuso lograr que cualquiera pudiera identificar a su publicación, independientemente de qué página decidieran abrir al azar, algo que extendió a los distintos medios que manejó durante el resto de su carrera en la industria.


Brown siempre destacó su deseo de generar una mezcla de contenidos de distintos tipos, creando a la vez un balance entre las distintas secciones que pocos han podido alcanzar. "El enigma inagotable de cómo hacer que ese mix sea perfecto es lo que me mantuvo siempre alejada del aburrimiento" confiesa la ex editora en su libro.

Entrevistada por la revista W con motivo del lanzamiento de su libro, Brown no pudo evitar hacer referencia al estallido del escándalo de abusos vinculados al productor Harvey Weinstein, el cual desencadenó en una verdadera ola de acusaciones a distintos referentes de las más variadas industrias.

"Es como ver caer las estatuas de Saddam Hussein" dijo. Con respecto a la reciente desvinculación de dos verdaderas leyendas periodísticas como Charlie Rose y Matt Lauer, Brown dijo: "No sé quién se encargará de darle nueva forma al panorama, pero espero que esto se convierta en una oportunidad real para que las mujeres puedan surgir. Espero ver más diversidad en lo que hace a edad, origen étnico y, obviamente, género".


Al momento de referirse al hoy presidente Donald Trump, Brown otorgó una visión sin anestesia en su libro con una definición escrita hace más de treinta años. "Existe algo auténtico sobre las tonterías de Trump, un estafador que entretiene al público norteamericano como ningún otro".

Consultada hoy día por la revista Time sobre el controvertido republicano, Brown fue un poco más diplomática. "Existe algo intrínsecamente norteamericano sobre su atractivo. Al final del día, Donald Trump es un hombre con una torre dorada, un enorme avión y una esposa modelo. Es muy fácil ver su historia como una de éxito. La gente no entiende realmente lo que hacen los banqueros ni lo que hace Facebook, pero sí saben lo que significa construir una torre dorada y tener una mujer modelo" sentenció.

En lo que hace al futuro del periodismo, Brown se mostró optimista. "Creo que hemos visto un fantástico resurgimiento del periodismo durante el último año, estoy muy entusiasmada con lo que los periodistas están haciendo hoy día. Existe una gran constancia con no dejarse derrotar por las agresiones de Trump y mantenerse honestos con el público, al publicar lo que él hace de forma atractiva" compartió con Time.

Consultada sobre la mala influencia de gigantes tecnológicos como Google, Facebook y Twitter sobre el mundo de los medios, Brown aseguró que la red social de Zuckerberg ha sido la más nociva para el periodismo. "Me preocupa mucho el modelo de negocios. Creo que es hora de que Facebook y Google creen un fondo filantrópico para financiar al periodismo. Se han robado tanto que es hora de que devuelvan algo".

Las menciones en su libro a figuras ícono de la década del ochenta como Michael Jackson, Madonna, Ronald y Nancy Reagan, Jacqueline Kennedy Onassis, Mick Jagger, Oscar de la Renta y la princesa Diana entre tantos otros hacen de su "diario" uno de lectura obligada para todos aquellos amantes de los medios de comunicación, a la vez que ayuda a comprender la evolución que han sufrido las revistas impresas hasta el día de hoy, con un presente marcado por la incertidumbre sobre su futuro.