Desde 1986 estamos informando dia a dia

FM Cosmos - 91.7 Mhz - Aimogasta, Provincia de la Rioja

LOS ALIMENTOS DEL FUTURO: ¿SE PUEDE COMER CARNE SIN SACRIFICAR ANIMALES?

shadow
Con inversores de la talla de Bill Gates, una startup en San Francisco busca revolucionar la industria alimentaria “cultivando” carne en laboratorios y proyectan que esté en venta en 2018

San Francisco– ¿Cómo sería si empezáramos todo de nuevo? Bajo este eslogan Joshua Tetrick fundó en 2011 Hampton Creek, una startup valorada en 1.000 millones de dólares que busca revolucionar el mundo de los alimentos con productos elaborados con proteínas extraídas de plantas. Con inversores como Bill Gates, la empresa estadounidense que ya comercializa productos como mayonesa sin huevo o galletas veganas se lanza al mayor reto de la industria: cultivar carne en laboratorios sin sacrificar animales y que pueda venderse a un costo accesible.

"Nuestro objetivo es alimentar bien al mundo. Volver a la alimentación de nuestros ancestros", cuenta Hernán Jaramillo, director de negocios, en una visita que realizó Infobae a las oficinas en San Francisco en el marco de una gira organizada por la Bolsa de Comercio (BCR) de Rosario.


Josh Tetrick (37), CEO de Hampton Creek, junto a su equipo en los laboratorios ubicados en las oficinas de la empresa
Josh Tetrick (37), CEO de Hampton Creek, junto a su equipo en los laboratorios ubicados en las oficinas de la empresa

"La respuesta siempre ha estado en el mundo de las plantas", repiten los empleados. El primer producto que salió a la venta, la "Just Mayo", fue creada a base de una clase específica de arveja amarilla de Canadá. A partir del análisis de las "más de 300.000 especies de plantas del mundo" que contienen "más de 40.0000 proteínas" buscan encontrar alternativas sostenibles y sin sacrificio animal a los ingredientes de los alimentos procesados. La clave: crear comida más sana y sustentable que sea a la vez rica y accesible.


La “Just Mayo”, una mayonesa sin huevo que se convirtió en el producto estrella de la compañía, fue desarrollada a partir de arvejas amarillas de Canadá (Getty Images)
La “Just Mayo”, una mayonesa sin huevo que se convirtió en el producto estrella de la compañía, fue desarrollada a partir de arvejas amarillas de Canadá (Getty Images)

"Muchas veces el problema de la comida sana es que no puede competir con la chatarra por el gusto: la comida tiene que ser deliciosa y ese es el motor con el cual impulsamos la creación de la compañía", cuenta el directivo.


Cuentan con 40 millones de dólares en equipos de alta tecnología que utilizan en el proceso para extraer las proteínas de plantas y semillas y las clasifican según las propiedades que necesitan para los diferentes alimentos
Cuentan con 40 millones de dólares en equipos de alta tecnología que utilizan en el proceso para extraer las proteínas de plantas y semillas y las clasifican según las propiedades que necesitan para los diferentes alimentos

Con más de 130 empleados, incluidos desde ingenieros y científicos hasta botánicos y "algunos de los mejores chefs de Estados Unidos", Hampton Creek facturó 160 millones de dólares por la venta de sus productos y lleva más de un año con el proyecto de "carnes limpias" que afirman que lanzarán a la venta el año próximo.

El proceso consiste en usar células madre de un animal y luego alimentar a esas células con diferentes nutrientes. Así, por ejemplo, en lugar de sacrificar un pollo, los científicos buscan extraer células madre de la pluma caída de un pájaro y convertirlas en células musculares.


Además de evitar el sacrificio de animales y las condiciones de maltrato y hacinamiento que sufren en la industria alimentaria, desde la empresa destacan la "sustentabilidad" del proceso.

Según contó Jaramillo a Infobae, producir este tipo de alimento es "hasta diez veces más eficiente" que hacerlo de forma tradicional porque necesita menos energía y menos recursos y produce menos contaminación. En este sentido, según los informes de impacto ambiental, desde Hampton Creek sostienen que en un año lograron ahorrar 1.270.403.509 de litros de agua.

La "carne limpia" no contiene restos de pesticidas, antibióticos u otras sustancias; no puede provocar la aparición de pandemias o enfermedades asociadas a la producción tradicional, requiere un 99% menos de tierra, un 90% menos de agua y las emisiones de gases de efecto invernadero se reducen en un 90%.


Según cuenta Tetrick, este emprendedor vegano de 37 años que en zapatillas y bermuda supo encandilar a algunos de los fondos de inversión más reconocidos de Silicon Valley, dos experiencias marcaron los comienzos de Hampton Creek, que él mismo define como una "compañía de tecnología que está trabajando con alimentos". Por un lado, los siete años que pasó en África, donde chocó con la realidad de los millones de personas "que se van a la cama con hambre todas las noches" que lo llevó a "reflexionar" sobre su propia alimentación cuando creció en Alabama "a base de comida chatarra". Para Tetrick los dos extremos representan cerca de 2.100 millones de personas afectadas por "deficiencias de micronutrientes" de un sistema alimentario injusto.


"La idea nuestra es que la buena alimentación deje de ser algo a lo que solo puede acceder la población perteneciente a los estratos más altos. La obesidad en Estados Unidos está muy ligada a la pobreza", afirma Jaramillo sobre uno de los mayores problemas sanitarios del país, donde los índices de obesidad alcanzan a casi el 40% de la población.


Hasta el momento la empresa ha sacado a la venta una línea de mayonesa sin huevo, galletas veganas, aderezos para ensaladas y un sustituto de huevo en polvo que se comercializan bajo la marca Just –que hace referencia a un sistema de alimentos más justo– en más de 100.000 puntos de venta en Estados Unidos, que incluye cadenas como Walmart, y en cafeterías de empresas como Google, Boeing y en universidades y colegios. Fuera de Estados Unidos se venden en México y Hong Kong.


“Hay 300.000 tipos de plantas en el mundo que contienen 40.000 proteínas que sirven para reemplazar las animales”
“Hay 300.000 tipos de plantas en el mundo que contienen 40.000 proteínas que sirven para reemplazar las animales”

"Por ahora no hemos incursionado en la Argentina pero estamos adelantando conversaciones con grandes empresas de alimentospara llevar bajo el esquema de licencias nuestros productos a otras regiones", explicó Jaramillo a Infobae, y añadió que nuestro país se perfila como "uno de los mejores socios" al igual que Colombia.


“Vamos a defender la vaca argentina”, bromeó Ángel Girardi, miembro del directorio de la BCR, cuando arribaba a las oficinas de Hampton Creek, junto a la comitiva encabezada por el presidente de la entidad Alberto Padoán. Tras la visita, que incluyó una degustación de los productos, las bromas se convirtieron en elogios para el equipo de Tetrick
“Vamos a defender la vaca argentina”, bromeó Ángel Girardi, miembro del directorio de la BCR, cuando arribaba a las oficinas de Hampton Creek, junto a la comitiva encabezada por el presidente de la entidad Alberto Padoán. Tras la visita, que incluyó una degustación de los productos, las bromas se convirtieron en elogios para el equipo de Tetrick

Desde la fundación de Hampton Creek seis años atrás, la compañía ha atraído a 247 millones de dólares de inversores, entre los que se incluyen Temasek, Kosla Ventures (del fundador de Sun Microsystems), Mitsui (conglomerado Japonés), LikaShing, China Construction Bank, la familia Heineken y Eduardo Saverin (co-fundador de Facebook). Además de cautivar a figuras públicas muy famosas, desde Bill Gates a la diseñadora de moda Stella McCartney.

Más allá del éxito de los elogios que ha recogido también se levantan fuertes críticas en torno a los productos de la empresa e incluso en relación a su CEO. A mediados de año la empresa sufrió la salida masiva de toda la junta directiva con excepsión de Tetrick. A esta polémica se le sumó que la cadena de supermercados Target retiró todos lo productos Just de la venta alegando problemas relacionados a la regulación de la seguridad alimentaria y Unilever demandó a la compañía por llamar mayonesa a un producto sin huevo, aunque luego retiró la demanda.


En una charla TEDx, Tetrick señaló que el éxito en modificar el sistema alimentario requiere un cambio de mentalidad que no es fácil. "Tenemos que lograr que, para las personas a las que no les importan estos temas, sea más fácil hacer lo que está bien que lo que está mal", resumió el joven CEO.